Dentro de las ventajas de un contrato de trabajo está la de disfrutar de un empleo estable, que te permita seguridad económica y laboral por un periodo previamente establecido. La desventaja está en que, esta solidez, podría llegar a ser por un tiempo mucho menos rentable que el que invertirías trabajando para ti.

¿Tienes dudas sobre la dirección que le estás dando a tu rubro?

¡Sigue leyendo y descubre lo que tenemos para ti!

La perspectiva más común sobre el trabajo independiente es que es una actividad de sobrevivencia, y no de desarrollo. Es esta visión, totalmente alejada de la realidad de muchos, la que ha generado una falta de políticas públicas que estén dirigidas al apoyo de trabajadores que han decidido tomar este camino.

La verdad es que: el mundo laboral está cambiando. Aquellos trabajos antes hechos en una oficina con horarios extremos, se han transformado en actividades virtuales que puedes hacer, incluso, desde la comodidad de tu cama. Inimaginable hasta hace solo décadas atrás. Eso es el freelance.

¿Qué es un freelancer?

Es una persona que trabaja por su propia cuenta, para varios empleadores, o clientes, que contratan sus servicios profesionales. ¡Lo mejor de todo es que para ser parte del freelance solo necesitas tener experiencia en el área a la que te dedicas y ganas de comenzar!

No existe un límite de áreas de trabajo en las que puedes desempeñarte como un freelancer. Desde un proyecto en línea como programación y diseño de una página web, hasta trabajos presenciales como clases particulares, sesiones fotográficas, ventas, eventos y más.

Ventajas

Mayor libertad que un empleado promedio. Ser un freelancer te da la flexibilidad de trabajo que necesitas, ya sea part time o tiempo completo. Como no se trata de empleados fijos, el trabajo es realizado al ritmo propio, ¡pero ojo! sin dejar de cumplir con lo que el cliente requiere y el plazo que ha establecido.

Oportunidad de trabajar en un área de interés personal. ¡Concretar proyectos que a ti te gustan! Manejas tus tiempos e intensidad de trabajo, a diferencia de un empleo fijo, donde debes acatar las decisiones de quien te supervisa, repercutiendo, muchas veces, tu rendimiento y salud.

Aprenderás constantemente. Ampliar y actualizar tus conocimientos por medio de técnicas enfocadas en tu área de trabajo. Ser freelancer te permite trabajar con distintos tipos de usuario, cada uno con requerimientos diferentes, por lo que, mientras más habilidades y conocimientos técnicos desarrolles, mayores oportunidades tendrás de ofrecer tus servicios.

El comienzo de un negocio propio. Ser un freelancer puede ser el paso para construir tu propia empresa. Según tus servicios y clientes, existe la posibilidad de que necesites la ayuda de otro trabajador independiente, de un área distinta a la tuya, para potenciar los servicios de tu emprendimiento al 100%.

Y lo más importante, ¿sabías que si trabajas bajo un contrato fijo, puedes emprender tu carrera como freelancer sin renunciar a tu empleo? ¡Aprovecha tus capacidades, pero sobre todo tu tiempo libre!

Desventajas

La empresa no está obligada a brindarte beneficios adicionales. A diferencia de lo que ocurre bajo un contrato, a un trabajador independiente no se le entrega ningún tipo de equipo especial para su trabajo, ni el financiamiento de vacaciones o aguinaldos. Ésta es una de las razones por las que, además, cada día más empresas deciden contratar un freelancer para realizar su trabajo, disminuyendo los costos sin tener un compromiso permanente.

Los tiempos de trabajo serían incluso en la madrugada. Así como puedes trabajar desde la comodidad de tu casa, también debes cumplir con lo que se te pide. Hay empresas o marcas que, al contratar un freelancer, aprovechan el “no contrato” para exigir el resultado de tu trabajo a cualquier hora del día, extendiendo la jornada y reduciendo el tiempo libre. Por ello, hay quienes deciden trabajar durante el horario de un espacio cowork, evitando poner en riesgo la vida personal.

Separar el trabajo de la vida personal. Trabajar sin límite se hace fácil cuando el negocio solo depende de ti, no sabes cuándo termina tu jornada laboral, y cuando empieza tu vida personal. Poner tu empleo como prioridad puede significar un desequilibrio, tanto en lo laboral, como el desarrollo de lo privado.

Si te sientes representado por la independencia, poner en peligro la estabilidad de un contrato, por ajustar tu vida laboral a tus metas profesionales, es un riesgo que debes estar dispuesto a correr para trabajar feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *