Una buena oportunidad es la que surge al satisfacer las necesidades de nuestro usuario. Esta idea es el centro de todo negocio exitoso. El poder que posee el saber, tanto del cliente como de lo que ofrecemos, es tan útil que nos permite convencer al comprador de que adquirir el producto o servicio es la mejor opción.

La verdad es que, ya no basta con solo tener un producto que cubra una necesidad. La oferta de servicios que existe actualmente genera que, al no ofrecer un servicio que se diferencie de los otros, nadie te comprará.

Sin más, ¡chequea estos procesos que debes cumplir si o si para llegar a tus clientes y que estos comprueben que puedes ofrecer un buen producto y/o servicio!

Debes tener una marca sólida

El hecho de vender tu producto bajo de una identidad afecta positivamente en la venta de éste. El primer paso para tener esta estructura es guiarte bajo una estrategia de branding, un plan a largo plazo que te permite desarrollar una marca sólida a fin de cumplir objetivos específicos.

¿Cómo se logra?: A través del establecimiento de valores y características únicas respecto de la competencia, logrando posicionamiento en la audiencia.

¿Por qué tenerla?: Crearás vínculos emocionales y fieles con tus clientes, promoverá que el público asocie tu marca al producto que representa, te diferenciaras de entre otras marcas, y lograrás poner foco en las metas específicas.

Saca provecho del storytelling

La idea principal del storytelling es contar una historia creativa, de interés y reflexión para el público. El relato debe ser creíble, convincente y auténtico, basado en los valores de quienes ofrecen el servicio, identificando, por ejemplo, cómo es que los ideales e intereses del cliente se vinculan con el producto ofrecido.

El marketing no pretende informar sino generar emociones en un público objetivo. La manera en que se transmite el mensaje deja huellas en quien lo recibe, por lo que éste será más sencillo de transmitir a la próxima persona, y a terceros.

Crea un pitch de venta

Discurso breve y conciso. Un Elevator Pitch es en el que presentas un proyecto, producto u otro emprendimiento, a fin de persuadir a inversores o clientes entre 45 segundos y 2 minutos: el tiempo que dura un viaje en ascensor.

Esta herramienta aprovecha cada uno de esos encuentros casuales, evitando ser demasiado invasivos, y sin hacerle perder el tiempo a quien nos dirigimos. La clave está en dar información precisa y concisa, transmitiendo con pasión y confianza una idea.

Es importante que para permanecer en el radar de los consumidores, además de estructurar una marca para tu servicio, debes estar al día con el origen del mercado en el que te desenvuelves, reconocer sus tendencias, y adelantarte a las necesidades del cliente para estar un paso adelante de tu competencia.

 ¿Qué esperas para mejorar tu negocio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *